mayo 13, 2016 | 12:50

Cine/nota/Opinión

Hardcore Henry: Tú, pequeño cobarde

Cuando un tráiler tiene ese noséqué necesario para encendernos al primer chispazo, el ritual subsecuente es predecible: llegar del trabajo, aventar las cosas y salir corriendo a ver la primera función disponible. A esto le llamo “Efecto Hardcore Herny”.

La receta e ingredientes de esta película son simples: en un recipiente marca Mirror’s Edge, agregaron cuatro cucharaditas de XIII (el videojuego), una pizca de dificultad FUBAR, doscientos gramos de elementos de un FPS clásico y medio galón de pegamento del bueno, del de guayaba. Agitaron vigorosamente durante noventa y siete minutos… ¡y listo! ¿El resultado? Un filme cuyo argumento clichoso es el pretexto para bombardearnos con exageración y elementos absurdamente deliciosos que caracterizan al género de disparos en primera persona, y que cualquier jugador reconocerá de inmediato. Lástima por los estómagos delicados. ¿No me creen? Véanla, y de reojo sientan una pena morbosa por aquell@s que, sin disimular sus nauseas y mareos, se retirarán a media función apoyándose de sus acompañantes.

La mejor manera de describir el nivel de acción es “una caja de Pandora con vista subjetiva que evoluciona en un maravilloso desmadre”. Y es que Henry, a segundos de ser presentado y en pleno proceso de rehabilitación con sus prótesis cibernéticas, recibe la visita del villano en turno que lo obliga a correr, trepar por paredes, rociar de plomo y desmembrar a una centena de mercenarios de principio a fin.

Se los dije, es un cliché. Pero créanme, a los diez minutos a nadie le importará la trama palomera mientras Henry siga esparciendo materia gris de sus enemigos por toda Rusia.

Confieso que por momentos la perspectiva en primera persona juega en su contra (los giros de evasión o quedarse de cara a la pared sacan de onda), pero fuera de esos breves instantes de comezón, el resto es una fiesta que se disfruta horrores. Y lo mejor: justo cuando creen que la acción se diluye con la típica cháchara anticlimática ondita Hollywoodense ¡puuum! Todo despega con un nuevo shot de adrenalina.

¿Vale la pena ver Hardcore Henry? Sí. Pero no sin antes ver el tráiler que los hará amarla u odiarla; pues una cosa es ver a un tipo haciendo parkour y otra que la acción trepidante se inyecte -sin anestesia- a través de sus pupilas.

¡Exacto! Como un videojuego, donde ustedes son el protagonista.

Tanques, lanzagranadas, topless, sangre y entrañas, implantes biónicos, poderes inexplicables, ¿ya dije topless? En fin… Hardcore: ¿Misión Extrema? (¿a quién demonios se le ocurrió cambiarle el nombre?) tiene de todo. ¡Hasta una escena con un puto caballo! Que dicho sea de paso, me arrancó una carcajada, haciéndome quedar como el único imbécil en la sala.

Veredicto: te amo, Henry.

Sir Draven