marzo 31, 2016 | 8:01

cine/Cómic/Fail

La Liga del Humor Involuntario

Las cosas no estaban bien para los superhéroes en 1997, no me refiero a las ventas de la industria editorial, sino a lo mal concebidos que eran en cine y televisión, salvo honrosas excepciones, como el Batman de Tim Burton continuado por Joel Schumacher. Lamentablemente, el piloto para TV que produjo la CBS de la Justice League of America no fue una excepción y mucho menos fue honroso.

Y como no estaban bien las cosas, empezaron mal para la Liga. Con Batman como estrella de sus cintas y Superman en planes fílmicos, la serie no podía contar con la base de la Justice League, así que el bajo presupuesto los llevó a contar en su reparto a Atom, Fire, Flash, Green Lantern, Martian Manhunter y Ice, o las versiones más ridículas que se recuerden de ellos. ¿Por qué no incluir también a Zan y Jayna (los Gemelos Fantásticos o Wonder Twins)?

¿Cuál fue la receta secreta con las que pretendían llevar a la Justice League of America a la pantalla chica? El humor. Aunque lo que reinó fue humor involuntario.

Son 80 minutos donde los héroes deben salvar Metro City. Aunque a ellos nadie los salvó y la serie nunca llegó a trasmitirse en EE. UU. 80 minutos de malos chistes, pésimos efectos especiales, falsas entrevistas y disfraces que dejan en ridículo a los superhéroes, propios de la peor convención de cómics del mundo. Al referirse al piloto, el gran Mark Waid dijo: “80 minutos de mi vida que no volverán”.


PD.
La actriz que interpreta a Fire en el piloto es Michelle Hurd, misma que da vida a la corrupta fiscal Samantha Reyes en la segunda temporada de Daredevil. Veinte años después su apuesta por los superhéroes le dejó algo bueno.