septiembre 16, 2017 | 11:45

Animación/Anime/nota/Otaku/Videojuegos

¿Recuerdas cuando los Súper Campeones jugaron en México?

Uno de los animes que más marcó la infancia de muchos niños de los 90 en México fue Captain Tsubasa, mejor conocido de este lado del mundo como Súper Campeones. Sin embargo, puede que muchos no conozcan la historia de cuando dos grandes personajes de este anime fueron fichados en el territorio azteca.

En 1988 sale a la venta el primer videojuego de Captain Tsubasa para la Famicom como un RPG (juego de rol) deportivo. En él se abordan los clásicos partidos de Oliver y los demás en el Niupi hasta llegar a partidos de talla mundial.

hqdefault

Ese mismo año, se lanza Captain Tsubasa: Super Striker, secuela del juego cuya historia comienza a partir del final de Captain Tsubasa.  En esta segunda estrega, la trama se deslinda del manga y hace una línea de sucesos alternos que los títulos posteriores de Tecmo  -empresa desarrolladora- seguirán.

Captain Tsubasa 3: Kotei No Chosen es lanzado en 1992 para la Super Famicom, o como la conocemos aquí, la Super Nintendo. En el juego, Oliver y sus compañeros se unían a diferentes clubes de fútbol alrededor del mundo para mejorar sus técnicas.

Mientras que Benji Price termina en el Hamburgo de Alemania y Tom Misaki en el París Saint-Germain en Francie. El caso que más nos llama la atención es el fichaje de Steve Hyuga y Richard Tex Tex en el ¡Mexico City!

El uniforme de Hyuga revela el equipo en el que ambos deportistas entraron y aunque seguramente por cuestiones legales no se puede hacer una relación directa, a ojo de buen cubero diríamos que el delantero poseedor del tiro del tigre y el talentoso portero entraron dentro del Club América.

Según la historia del juego, el Mexico City logra llegar a la final del torneo que se celebra en el país y se enfrenta con el Monterrey. Al final del juego, todos los deportistas japoneses regresan a su país para un nuevo torneo juvenil. Seguramente extrañaban volver a jugar en sus emblemáticas canchas de 20 kilómetros.

Por: Edgar Rodríguez Huerta