fb-pixel

Compartir

#Cine

El clásico de ciencia ficción de 1985 que la historia debe rescatar

enemigo mío

Enemigo mío se considera una película de ciencia ficción bastante infravalorada, que merece una segunda oportunidad para apreciarla en toda su dimensión.

Enemigo mío (Enemy Mine) es una película de 1985 que nos enseñó que incluso los enemigos más acérrimos se pueden convertir en grandes aliados. En la actualidad, poca gente se acuerda de este clásico de la ciencia ficción dirigido por Wolfgang Petersen y escrito por Edward Khmara, basado en la novela homónima de Barry B. Longyear.

La obra original de Longyear ganó el premio Nebula a la mejor novela en 1979, y en 1980 ganó el premio Hugo también a la mejor novela. Originalmente se publicó en la revista Science Fiction de Isaac Asimov, en la edición de septiembre de 1979.

Mucho tiempo después de la adaptación al cine, se publicó una versión más larga, basada en la película. Eso no sería todo: en el libro Los papeles enemigos, de 1998, una antología de la obra de Longyear, aparece como una versión revisada y con “el corte del autor”.

Enemigo mío: la obra de los 80 que merece revalorizarse

La historia nos lleva a los confines del universo para ver a dos soldados, uno humano (Dennis Quaid) y otro alienígena (Louis Gossett Jr) perteneciente a la raza de los Draks, que tienen que trabajar juntos después de que ambos quedan atrapados en un peligroso planeta. Las cosas entre los dos son tensas al inicio, ya que pertenecen a especies que viven en constante conflicto. Sin embargo terminan forjando una entrañable amistad.

Para el espectador más joven, la cinta pudiera parecer carente de atractivo a nivel visual, ya que sus efectos especiales lucen rudimentarios la mayor parte de las veces. Sin embargo, se trata de una historia poderosa que además guarda diversas curiosidades detrás que la hacen más compleja aun.

En un inicio se trataba de una coproducción internacional entre Estados Unidos, Reino Unido y Alemania Occidental. A la semana de comenzar el rodaje, la producción se interrumpió debido a diferencias creativas entre el director original, Richard Locraine, y el productor Stephen Friedman.

enemigo mío

Un rodaje complicado

Tras varios cambios y debates, la dirección cayó en manos del alemán Wolfgang Petersen, quien en la misma década de los 80 nos entregó La historia sin fin, un clásico del cine de fantasía. Rodar y comercializar Enemy Mine no fue barato, ya que la película superó rápidamente su presupuesto de 17 millones de dólares y acabó costando a 20th Century Fox más de 40 millones.

Por desgracia, la producción no recuperó su inversión, ya que sólo logró recaudar unos míseros 12 millones de dólares en taquilla. Curiosamente, la película tuvo un gran éxito en la antigua Unión Soviética, donde pasó a la historia como la primera película de ciencia ficción occidental exhibida en los cines.

La crítica no vio con buenos ojos la película en el momento de su estreno. Aunque la química entre los dos protagonistas era buena, al final Enemigo mío fue calificada como una decepción. Sin embargo, a la fecha Enemy Mine se considera una película de ciencia ficción bastante infravalorada, que merece una segunda oportunidad para apreciarla en toda su dimensión.

Su legado

Decir que es una gran película de ciencia ficción a la altura de las mejores de aquella década, sería exagerar. Sin embargo, lo cierto es que tiene un alto valor en muchos sentidos. Los personajes son buenos, llegan a ser muy entrañables cuando vemos por lo que tienen que pasar en aquel planeta hostil en el que quedan varados. Por su parte, aunque sus efectos especiales han quedado obsoletos, en general resultan bastante entretenidos.

Lo visto en esta película es un tema recurrente en la ciencia ficción y otros géneros cinematográficos: el conflicto o guerra (interplanetario), el traslado o accidente forzado en un territorio peligroso o desconocido, y la cooperación obligada entre enemigos. La cinta es una destacada fábula que refleja las conductas humanas tanto en su parte más oscura como en la más benévola.

Para fortuna nuestra, la película se encuentra en streaming, en específico, en la plataforma Star Plus. Así que si tienes ganas de ver una película de los 80 de ciencia ficción donde la amistad es más fuerte que cualquier otra rivalidad, sintoniza Enemigo mío.

POR RODRIGO AYALA

Editor especializado en cultura pop, cine, historia, literatura y música. Amo el terror, la música rock, los conciertos y el running. Escribí los libros “Siempre al anochecer y otros cuentos de lo extraño” y “Potwór” para exorcizar mis demonios. Mi frase favorita: “It can't rain all the time”.

rodrigo.ayala@editorialtelevisa.com.mx
0
    Carrito de compra
    Tu carrito esta vacioRegresar