fb-pixel

Compartir

#Cine

Las películas más polémicas de la historia del cine

películas más polémicas de la historia del cine

Te presentamos un recuento de las películas más polémicas de la historia del cine y por qué causaron tanto escándalo en su estreno.

Hollywood, la meca del cine, tiene obras maestras cinematográficas que son reverenciadas, pero también ha sido escenario de controversias en la historia del séptimo arte. A lo largo de las décadas, diversas películas han desafiado las normas establecidas, provocando debates sobre la ética, la moral y los límites del arte. Este es un recuento de las películas más polémicas de la historia del cine que han desafiado las convenciones narrativas, y que hoy son valoradas como productos de culto, o por lo menos como pretexto para abrir el debate acerca de sus temáticas y posturas. Checa cuáles de ellas has visto.

Viridiana (1961)

Esta es la historia de una joven monja que se enfrenta a una desafiante prueba de fe durante una visita a la finca de su tío. En dicho lugar ocurre una serie de acontecimientos que hicieron que la crítica y la audiencia levantaran las cejas al ver Viridiana. La película de Luis Buñuel explora la moralidad y el choque entre creencias con un punto de vista oscuro y no apto para todas las conciencias.

Los demonios (1971)

Esta película de Ken Russell, escandalizó a los censores de cine en Francia. Hubo tantos cambios y escenas cortadas que diferentes países tuvieron sus propias versiones. Los demonios es muy crítica en su discurso, sobre todo en su retrato de la corrupción dentro de las instituciones, como la iglesia. Russell ganó el premio al mejor director en el Festival de Venecia, pero eso no impidió que las autoridades italianas prohibieran la película.

Freaks (1932)

Tod Browning filmó una de las películas más sorprendentes y aterradoras de la historia: una cinta que retrata la vida de un grupo de actores de circo que tienen anomalías físicas. Browning insistió en usar artistas de circo reales para la película, lo cual le daría mayor realismo a la producción.

Sin embargo, la productora se negó al principio, al considerarlo como algo demasiado escandaloso. En su estreno, la cinta no fue bien recibida, incluso se consideró obscena y morbosa. No fue hasta el periodo contracultural de los años sesenta que comenzó a ser valorada.

Perros de paja (1971)

Esta cinta de la dorada década de 1970 trata sobre un matemático llamado David, interpretado por Dustin Hoffman, que busca venganza contra aquellos que hicieron daño a su mujer. La puesta en escena de esta historia destaca por su violencia gráfica y moral, mismas que tienen un perfecto y poderoso equilibrio.

Sin embargo, en su estreno, Perros de paja tuvo múltiples cortes, lo cual no fue suficiente para evitar el malestar del público, que vio la película con un sentimiento de incomodidad.

Pink Flamingos (1972)

John Waters, el maestro de la transgresión y el cine asqueroso (en el buen sentido), traspasó sus límites con esta película de culto a la cual New York Magazine calificó como la película estadounidense más cercana a Un perro andaluz de Buñuel.

Esta cinta nos lleva a conocer la vida de una excéntrica mujer de aspecto grotesco y su familia inadaptada, que compiten con una pareja para ser nombrada la gente viva más sucia. Con tremenda trama, ¿de verdad no te da curiosidad verla por lo menos una vez en tu vida?

Peeping Tom (1960)

Esta cinta de Michael Powell es una película adelantada a su tiempo que explora los comportamientos extremos de los fans de una manera aterradora, pero también llena de genialidad y libre de convencionalismos sociales.

En su momento, los críticos la destrozaron y países como Finlandia la prohibieron. Sin embargo, gracias a que Martin Scorsese financió una reedición a finales de los 70, Peeping Tom se conoció entre una audiencia con otra mentalidad que la erigió como una obra maestra.

El forajido (1943)

Este western no sería recordado si no fuera por la exhibición cínica y sexualizada de su protagonista, la actriz Jane Russell. Howard Hughes, el productor y director, la exhibió estratégicamente tanto en la película como en su provocativo material promocional.

Esto provocó una oleada de protestas, lo que provocó un retraso de tres años en su estreno. Cuando la película finalmente llegó al público, fue un éxito. Hoy se le considera ejemplo perfecto de cómo la controversia y el sensacionalismo hacen de una mala película un objeto popular.

Anticristo (2009)

A Lars von Trier se le da bien provocar controversia y hacer que el púbico se sienta incómodo con sus películas. Anticristo es una película que desafía sensibilidades y hace que la audiencia se sienta perturbada ante lo que acaba de ver: un relato surrealista, retorcido y lleno de un oscuro erotismo. Si no la has visto, solo te puedo decir que cuando lo hagas, vivirás una experiencia sin precedentes.

La última casa a la izquierda (1972)

Esta inquietante historia de Wes Craven se enfrentó a una fuerte oposición por parte de los organismos de censura y fue prohibida en muchos países, que consideraban esta cinta como algo demasiado enfermo y violento para el bienestar del púbico.

La historia es un rape and vengeance en toda regla que tiene uno de los finales más perturbadores que se han visto en la historia del cine. No hay duda de que los 70 fueron años en los que los cineastas se atrevieron a salir de lo convencional para perturbar a su audiencia.

Ken Park (2002)

El cineasta indie Larry Clark es sinónimo de controversia y crítica. Con Ken Park, hizo una película extrema que realmente se ganó la ira y el asco de los críticos. Todo transcurre en Visalla, una pequeña ciudad del centro de California, donde vive un grupo de amigos de la infancia cuyas vidas se definen por medio de la violencia, el sexo, el odio y la confusión emocional.

La película se enfrentó a importantes dificultades para encontrar un distribuidor y luchó por conseguir un amplio estreno, pues nadie se atrevía a apoyar una historia que retrataba el lado más decadente de la juventud.

POR RODRIGO AYALA

Editor especializado en cultura pop, cine, historia, literatura y música. Amo el terror, la música rock, los conciertos y el running. Escribí los libros “Siempre al anochecer y otros cuentos de lo extraño” y “Potwór” para exorcizar mis demonios. Mi frase favorita: “It can't rain all the time”.

rodrigo.ayala@editorialtelevisa.com.mx
0
    Carrito de compra
    Tu carrito esta vacioRegresar