octubre 9, 2017 | 1:43

nota/Noticias/Videojuegos

Marvel vs Capcom: Infinite; la antesala perfecta a Infinity War

Desde hace un par de años la estrategia de Marvel en la industria de los videojuegos ha buscado la forma de causar el mismo impacto que en sus mejores años en década de los noventa. De manera muy similar a Nintendo, la casa de las ideas ha delegado sus series y personajes más importantes a estudios y publishers que han demostrado su potencial con algunos de los juegos más destacados de los últimos años.

Mientras que los Guardianes de la Galaxia se mantienen con Telltale Games para una serie más orientada a la narrativa y el Spider-Man de Insomniac Games busca ser el nuevo exponente de los open world en PlayStation 4, Capcom volvió asociarse con la editorial para la cuarta entrega de uno de los títulos de peleas más queridos por los jugadores: Marvel vs Capcom.

marvel-vs-capcom-infinite1

A diferencia de lo visto en las tres ocasiones anteriores, Infinite no busca adaptar personajes e historias vistas en los cómics, sino aprovechar el universo cinematográfico Marvel para enfrentar a los héroes y villanos de ambas compañías en un mundo que podría resultar más familiar para aquellos que no son tan cercanos a los videojuegos. Y aunque eso podría sonar como una gran idea, la realidad es que hubo muchos detalles que no terminaron por adaptarse a la identidad de la serie.

Mientras que los personajes de Marvel cumplen con satisfacer al jugador casual, los de Capcom se quedaron atrapados en la época del Xbox 360 y vemos a Chris Redfield con su atuendo de Resident Evil 5 o al Frank West con el diseño de 2006. Y si a esto le súmanos que los personajes de ambas marcas no tienen el trabajo visual al que nos tenía costumbrada Capcom, termina convirtiéndose en un punto en contra.

Si bien el aspecto estético juega un papel importante en la actual industria de los videojuegos, la realidad es que los gamers pueden sobrevivir con un diseño apenas aceptable, pero con un buen desarrollo detrás del proyecto. El modo historia de Infinite es entonces el elemento más destacable de esta entrega, pues no solo reúne a un montón de peleadores para enfrentarse los unos a los otros, sino que les da un motivo para salvar sus vidas y sus universos.

marvel-vs-capcom-infinite2

Sin entrar en spoilers, las Gemas del Infinito cayeron en las manos de Ultron (Avengers) y Sigma (Mega Man X), quienes aprovecharon su inmenso poder para combinar los universos, causar conflictos entre los héroes y de paso eliminar a todos los seres orgánicos de ambos lados. Nosotros llegamos a la historia en un punto avanzado, por lo que veremos distintas perspectivas de la convergencia y llegaremos a un punto de intriga que tendremos que seguir jugando hasta terminar toda la historia.

Detalles como que ahora Asgard forme parte del primer escenario de Mega Man X o que la corporación Umbrella haya unido fuerzas con A.I.M. para experimentar con zombis y el simbionte de Venom, nos hacen sentir que todo va por buen camino. Es como jugar uno de los cómics de la serie “What if…” y eso ayuda a que la experiencia sea más interesante de lo que pensábamos.

El otro aspecto que le suma puntos al juego es el gameplay, mientras que para algunos podría resultar muy sencillo al inicio (recomendamos desactivar los combos automáticos), otros podrán encontrar un juego bien balanceado y con muchas posibilidades de crecer en torneos de este género como el EVO. Al final del día sigue siendo Capcom el que se encuentra detrás de todo el desarrollo.

marvel-vs-capcom-infinite4

Junto al gameplay llega el uso de las Gemas del Infinito, lo que provoca que además de las combinaciones entre dos personajes tengamos que pensar en cómo adecuarnos a los combates haciendo uso del Espacio, Mente, Realidad, Poder, Tiempo y Alma. ¿Para qué sirven? Respetando su poder de la mitología Marvel estas gemas pueden hacer más lento al enemigo, incrementar nuestros ataques, encerrar al rival o recuperar nuestra energía, todo por un tiempo limitado, pero lo suficiente como para armar una buena estrategia.

No podemos decir que hacer el juego más accesible para aquellos que vienen únicamente de leer cómics o ver las películas sea algo malo, sino todo lo contrario. Entre más personas se acerquen a este tipo de juegos, más oportunidad de crecimiento hay para Marvel en consolas. Marvel vs Capcom: Infinite, es un paso importante para la serie, pero le faltaron ajustar algunos elementos para convertirse en el mejor título de los cuatro.

Mientras que la parte jugable nos recuerda los mejores momentos con nuestro PlayStation o las filas en las “maquinitas”, la falta de personajes emblemáticos de Marvel, como los X-Men, provocan que nos olvidemos de los aciertos. Ojalá podamos ver por lo menos a Wolverine en el futuro… ojalá.

 

Ya hay fecha para la llegada de Black Panther a Marvel vs Capcom

Así luce Venom en su regreso a Marvel vs. Capcom

Top 5: Marvel en los videojuegos

Tráiler de LEGO Marvel Super Heroes 2 protagonizado por Inhumans