noviembre 6, 2017 | 5:40

Cómics/nota

Dave McKean y su trabajo en The Sandman: Overture

“Construyendo la portada”, por Dave McKean

No me gusta mirar atrás y recordar la obra que hice el año pasado, mucho menos una serie que comenzó hace 25 años.

Así que regresar y revisar el pasado para estas portadas de The Sandman: Overture ha sido una experiencia abrumadora. Realicé las portadas originales
en un periodo de seis años, cuando funcionaban de manera muy similar a escribir una entrada mensual para un diario. Ahora que las miro, recuerdo dónde las hice, la música que escuchaba, las influencias que absorbía, las diferentes conversaciones con Neil en torno a cada historia y el otro trabajo que realizaba a la par. Fueron hechas sin expectativas, sin miedo y sin un plan maestro. Prestaba atención al resumen de la historia que Neil me enviaba y después hacía lo que yo quería en aquel momento. No tenía una retroalimentación editorial, ninguna dirección artística y tampoco una guía. Después del primer año dejé de hacer bosquejos, y la única imposición fue una pleca lateral de Vertigo que apareció a mitad de la serie.

 

Veinticinco años después, The Sandman es una especie de
culto temporal en la historia del cómic convencional con una reputación reverenciada. Ahora que regreso al personaje y a DC Comics después de tanto tiempo y con tanta expectativa, siento pánico escénico por primera vez después de años. También en el 30 aniversario de Apple utilizaron mi trabajo en The Sandman para representar el año de 1995: el año que compré mi primera Mac Quadra… El año que comencé a usarla para revitalizar mi interés en hacer aquel asunto mensual de Sandman, el cual había caído un tanto en picada más o menos durante el arco de “El fin del mundo”. No tenía que ver con el libro; sólo me iba mejor haciendo otras cosas. Photoshop llegó al rescate y ahí fue cuando realmente comencé a disfrutar hacer esto cada mes, cuando podía llevar a cabo mis experimentos digitales.

dave-mckean-y-su-trabajo-en-the-sandman-overture-6

Con las portadas de The Sandman: Overture, creí que podía aplicar mi experiencia con los medios análogos y digitales. Quería utilizar Photoshop en alguna parte del proceso y también quería que las portadas fueran objetos físicos que pudiera exhibir.

Comí con Neil y logré sacarle suficiente información para pensar en cada una de las portadas. Creo que Neil tenía una idea general de la historia, pero no había casi nada escrito en aquel momento.

dave-mckean-y-su-trabajo-en-the-sandman-overture-7

Así que comencé a trabajar a lápiz como siempre. Diseñé bosquejos a color muy sencillos para que Shelly Bond los aprobara. Después armé archivos de Photoshop que incluían algunas texturas clave e imágenes ocasionales. Para el número
5, utilicé fotografías que tomé de unos extraordinarios árboles cuando visité el Jardín Botánico de Sídney en octubre de 2013. Los remolinos de corteza derruida parecían proveer un interesante punto de partida de energía alrededor de la figura central. Ya tenía unas tomas de referencia de un modelo para la primera portada y la portada de la Comic-Con de San Diego.

dave-mckean-y-su-trabajo-en-the-sandman-overture-8

Utilicé los detalles de estas fotografías en el dibujo de la figura, sin dejar que la fotografía dominara, mantuve la distorsión y las proporciones del dibujo y usé las texturas fotográficas como base para la pintura.

Imprimí estos archivos y los monté en un panel de espuma. Después pinté varios detalles en la figura y añadí mucha más abstracción en el fondo de la misma. Los árboles en la base permanecieron en estilo fotográfico.

dave-mckean-y-su-trabajo-en-the-sandman-overture-9

Añadí algunos pañuelos desechables y detalles de papel de China que incluían pétalos incrustados. No tanto como había pensado originalmente, pero lo suficiente para romper la superficie en algunas partes. Finalmente agregué sobre todo una capa de barniz, bastante gruesa en algunas áreas, para pegar tierra: pequeños fragmentos de raíces y corteza, y así dar una sensación fragmentada de vida. Comencé a utilizar este proceso con el fin de imitar la adición de polvo, rayones y ruido superficial que puedes lograr en Photoshop, en las pinturas que quería exhibir en galerías.

Decidí mantener los elementos de diseño esencialmente iguales en todas las portadas, pero con algunos cuantos cambios a la vez. Gracias al fondo turbulento, sentí que el logo podía salir casi de la portada… de ahí el resultado más animado que pueden observa aquí. Siempre he asumido que existe un alto nivel de conocimiento visual entre los fans de Sandman, y no dudo que encontrarán el último número o recopilación, sin importar qué tan difícil se los ponga con el diseño.

Busca este y más material exclusivo en nuestra edición deluxe The Sandman: Overture.

sandman-overture-1

 

Neil Gaiman, entrevista a propósito de The Sandman: Overture

The Sandman: Overture